Sketchbook 003

 

El inicio de este año me ha brindado en mi carrera como artista muchas oportunidades laborales que nunca hubiera esperado y estoy muy agradecida por ello. Sin embargo, entré en este cuestionamiento sobre hasta qué punto vale la pena, o en qué momento separar mi trabajo de lo que me apasiona. Escribir en el metro camino a mi casa después de pintar un mural todo el día, hacer anotaciones técnicas de futuros proyectos, bocetos de piezas comisionadas. Fue extraño que esta libreta, la cual la considero como espacio a salvo del caos exterior, lentamente se fue llenando de ideas adoptadas de raíz por imposición y no por convicción.

No estoy diciendo que el arte deba de estar separado del trabajo, al contrario, en especial en México todavía hay mucho que trabajar para que este se vuelva digno y una profesión igual de socialmente aceptada que las demás. Sin embargo, en estos meses empecé a sentir un agotamiento por no saber sopesar mis proyectos personales de los laborales.

En estas hojas se encuentran también pensamientos vagos, pequeñas investigaciones que he hecho para piezas que estoy haciendo, o simples bocetos que me vienen a la mente. He desarrollado un gusto por forzarme a sacar ideas para que naturalmente salga una que verdaderamente me llame para llevarla a cabo. Considero esto como una disciplina, como lo metaforiza David Lynch con ir a pescar "ideas", pueden que lleguen en un momento inesperado, pero siempre hay que tener la caña en el agua. Les invito a siempre estar pescando.

Adjunto algunas de mis páginas favoritas de este tercer sketchbook que completé entre enero y abril del 2022. Favor de disfrutar estas muestras con el reconocimiento que son de mi autoría y están registradas bajo Vico Valle. De la misma forma, invito a todxs a llevar un registro de sus pensamientos y estímulos, pues es una forma poética de visualizar el desarrollo de tu psique a través de tus vivencias.